Quieres Más Amor Propio?

Meditación Es El Camino Para El Amor-Propio!

«Ser bello significa ser uno mismo. No necesitas ser aceptado por otros. Necesitas aceptarte a tí mismo ”. ~ Thich Nhat Hanh

Sé tú mismo y sé hermoso. Ámate y acéptate a ti mismo. ¡Tú eres suficiente!

Aprender a amarte a tí mismo es una de las cosas más poderosas e importantes que puedes hacer en la vida. Sentirte digno requiere que te veas a tí mismo con nuevos ojos de autoconciencia y amor. Hay muchas formas en las que puedes cuidarte y expresar tu amor-propio. Nutrir tu cuerpo es la forma más básica de amarte a tí mismo. Nútrelo a diario con actividades saludables como: leer un libro, hacer ejercicio, mimarte con un masaje, dar largos paseos en la naturaleza, interacciones sociales saludables, y como yogis también puedes apoyarte en tu práctica. Amarte a tí mismo no es un evento de una sola vez. Es un evento continuo e interminable. El amor-propio es una herramienta que puede ayudarte a cambiar tu forma de pensar independientemente de lo que esté sucediendo a tu alrededor. Ama tu yo imperfectamente perfecto.

Pero el amor propio no es simplemente un estado de sentirte bien. Es un estado de aprecio por uno mismo que surge de las acciones que apoyan nuestro crecimiento físico, psicológico y espiritual. La meditación puede cubrir todos estos aspectos. La meditación es conciencia. En lugar de enfocarte a menudo en el mundo externo como lo hacemos muchos de nosotros, estas entrenando tu mente para estar consciente y relajada en el momento presente. Cuando meditas, estás dedicando una cierta cantidad de tiempo y esfuerzo a ser lo más consciente posible.

La meditación no tiene que ser complicada o difícil de hacer. Y no necesitas mirar o hacer la meditación «perfectamente». Recuerda que eres un ser humano. De la misma forma en que brindas compasión a los demás, puedes brindar compasión a tí  mismo–tal como que eres y donde quiera que estés–mientras diriges suavemente tu atención hacia adentro. Así es como puedes hacer crecer tu amor-propio. Poco a poco. Poco más a menudo, es igual a mucho.

Cuando tienes más amor-propio, serás más consciente de lo que piensas, sientes o quieres. Actuarás sobre lo que necesitas en lugar de lo que quieres. Practicar amarte un poco más a tí mismo… eso es meditación.

Aquí tienes una idea de una rutina diaria cuando te despiertes: Pero, antes que nada … escribe un reconocimiento para tí y tus antepasados, y léelo a diario. Agradece a tu fuente superior, agradece a tus antepasados ​​por sus esfuerzos, agradece a tus ángeles por su apoyo. Pero el agradecimiento más importante es para tí; agradécete por estar exactamente donde estás, por cada experiencia que te trajo hasta este momento presente, por todos tus esfuerzos y errores; y léelo diariamente para tí mismo.

Meditación diaria:

❖ Toma algunas respiraciones profundas y conscientes. Inhala amor, exhala amor. Conéctate con tu respiración.

❖ Haz una pausa y pregúntate: ¿qué necesito saber ahora mismo? Escucha a tu yo interior.

❖ Lleva un diario sobre cualquier cosa, lo que sientes o piensas; bueno o malo, frío o caliente, feliz o triste, cualquier cosa, simplemente escríbelo.

❖ Elije 3 afirmaciones positivas para el día.

❖ Lée el reconocimiento para tí mismo.

Cuando hayas terminado y estés listo para continuar con el resto del día, agradécete por compartir este tiempo contigo mismo y por profundizar la relación contigo mismo. Todas estas son formas de meditar.

Meditar en el amor-propio te permite reconectarte con tu corazón. Meditar en el amor-propio te da permiso para ser real y vulnerable contigo mismo.

Sentarte con tus pensamientos y sentimientos, sentir cualquier sentimiento que pueda surgir, es en tí mismo un acto de amor. Está bien sentirte triste, enojado o frustrado. Simplemente te permites ser humano. Cuando te enfocas en tu yo interior, puedes crear un espacio compasivo por el cual puedes sentir, sin juzgar, lo que sea que necesites sentir. Mientras meditas … escucha a tu ser interior. Todas las respuestas vienen de adentro. Busca las señales y presta atención a tus sentimientos, a tu yo interior. Escucharás dos voces internas cuando necesites tomar una decisión. La voz tranquila es tu yo superior; la voz fuerte es tu ego. Ve siempre con la voz tranquila, tu yo interior, tu yo superior.

La decisión más importante de tu vida, la que afectará todas las demás decisiones que tomes, es el compromiso de amarte y aceptarte a tí mismo. Afecta directamente la calidad de tu futuro.

¡Eres más grande de lo que piensas! ¡Eres más que suficiente!

Jimena Tobon