Meditaciones Por Jillian Pransky

La meditación es la práctica de observar en silencio tus pensamientos y sentimientos en tu mente sin juzgar. Puedes practicar la meditación en cualquier lugar y en cualquier momento. No necesitas nada para practicar. Simplemente inhala y observa que estas inhalando. Luego exhala y observa que estas exhalando. Así de simple. Tú estás meditando. Prepararte para la meditación física, mental y espiritualmente puede mejorar tu experiencia. Reunirte contigo mismo por la mañana o por la noche mientras meditas, ayuda a establecer el tono para tu día o tu sueño. Simplemente prepárate para sentirte cómodo y presente física, mental y espiritualmente. Ya sea que planees sentarte por la mañana, por la noche, solo o en grupo. 

De la increíble profesora de yoga restaurativa «Jillian Pransky» y compartiendo de su libro «Deep Listening». Aquí encontrarás algunas meditaciones guiadas. Es un honor para mí compartirlo contigo con su permiso. 

¡Disfruta tu viaje!

 

Mandala JimenaTobonYoga

Estar Aquí Ahora

Del libro»Deep Listening«

Por Jillian Pransky

Bienvenido a una pausa y restablecimiento instantáneos.  Estar aquí ahora. Ve a una posición sentada cómoda o en cualquier posición que te resulte cómoda. Haz una pausa y usa tu respiración para restablecer instantáneamente tu atención y presencia, en cualquier momento del día. Siéntete libre de mantener los ojos abiertos, mientras diriges tu atención a tu cuerpo y tu respiración, a donde te encuentras en tiempo real. Haz una pausa y siente dónde tu cuerpo se encuentra con el suelo, suaviza cualquier exceso de arrugar los ojos y apretar tu cara, cuello y hombros. Durante las próximas tres respiraciones, canta silenciosamente mientras inhalas las palabras YO SOY, y durante la exhalación, AQUÍ Y AHORA. En tu inhalación, YO SOY, en tu exhalación, AQUÍ Y AHORA. Deja que tu respiración vaya y venga por sí sola, sin esfuerzo. Haz una pausa al final de tu tercera respiración y observa donde tu cuerpo se encuentra con su apoyo. Observa que tu respiración fluya libremente y abre tu conciencia completamente al espacio inmediato que te rodea, observa lo que hay en tu espacio y lo que realmente está sucediendo ahora. Recíbete a ti mismo en este momento, dale la bienvenida a ti mismo tal como eres, como te sientas, a este momento tal como es. Quédate con tu respiración, quédate contigo mismo mientras regresas a tu día. Namaste!

Escuchando Tu Respiración

Del libro»Deep Listening«

Por Jillian Pransky

Comenzaremos a escuchar tu respiración. Ponte en una posición cómoda sentada o cualquier posición que te resulte cómoda. Prepárate bien y luego respira conscientemente, permitiéndote llegar a la habitación. Imagina que estás con alguien que te ama y te apoya, tal vez sea un amigo o un maestro, alguien que realmente lo dice en serio cuando dice «No tienes que trabajar tan duro, puedes relajarte, relájate conmigo»  Solo por este momento, no hay nada que conseguir, ningún lugar a donde ir.  Está bien no trabajar tan duro. En tu próxima exhalación, exhala como si todo tu trabajo estuviera hecho. Encuentra el espacio al final de tu exhalación, siente ese espacio al final de tu respiración. Incluso por una sola respiración, permítete sentir como si tu trabajo estuviera hecho. Qué se siente tener todo tu trabajo hecho? Escucha tu respiración como va y viene, escucha tu inhalación mientras te llena. Escucha que tu aliento te dice: ¡Oye! ¡Ven aquí! ¡Ven conmigo! ¡Debemos estar juntos! ¡Vamos a estar juntos, aquí, ahora! ¡Siéntete libre de tomarte unos minutos más para conectarte contigo mismo de esta manera. ¡Namaste!